Etiquetas

,


– “Varios de los adjudicatarios del concurso de Aragón han rechazado las licencias.

– Las dudas sobre lo idóneo de abrir una bótica ya son independientes a su ubicación.

Ramón Jordán, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Zaragoza, tiene claro que “la alegría con la que ahora se abre una botica no es igual que hace quince años”. Jordán dice quince, pero también podría decir diez. O incluso menos. En concreto, desde que la rentabilidad de la oficina de farmacia asiste a una caída libre.

El presidente zaragozano no tendría que irse muy lejos para encontrar ejemplos. En el recién finalizado concurso de nuevas farmacias de Aragón, tres de la casi treintena de profesionales que resultaron adjudicatarios de las licencias que se pusieron en juego las han rechazado. Este caso, que se une a otros del pasado más reciente, corrobora que la obtención de una licencia de apertura de una botica ya no es el ‘seguro de vida’ que se asociaba, eso sí, desde fuera, a su titular.

El concurso aragonés cuenta con el agravante de que las boticas rechazadas, un 15 % del total de la convocatoria, se ubicarían en zonas urbanas, lo que confirma que las dudas sobre la idoneidad de abrir una botica en la actualidad ya es independiente a la ubicación o tamaño del local. “Estos rechazos son el mejor ejemplo de los avisos que realizamos a la Administración sobre la situación del sector”, dice Jordán.”

Noticia extraída de El Global. Para más información aquí.
Anuncios