Etiquetas

, , , , , ,


Un enterramiento repentino y la fosilización han preservado el momento en que un crinoideo, Actinocrinites gibsoni, moría al ser atacado por una estrella de mar, Onychaster flexilis. La estrella de mar está en el cáliz o copa del crinoideo, con sus extremidades rodeando el tubo anal.
Éste fósil, con 345-325 millones de años de antigüedad, proviene de Crawfordsville, Indiana, EE.UU.

Anuncios