Etiquetas

, , , ,


Álvaro Luna, biólogo y colaborador de nuestro blog, nos escribe y nos cuenta su experiencia en Catania:

“Sicilia muy bien, estoy viviendo algo inolvidable, de lo mejor de mi vida, es increible la cantidad de gente que estoy conociendo y cuantos viajes y experiencias.”

Él nos invita a compartir una entrada que ha hecho en su blog “La mirada del lince”:

Como ya os dije en alguna entrada anterior temporalmente estoy viviendo en la ciudad siciliana de Catania donde la verdad que estoy muy feliz y gozo todos los días de la imponente presencia del volcán Etna delante de mis narices. Un día durante un rato comenzó a echar lava en una pequeña erupción, pero hace algunas semanas viví una experiencia inolvidable ya que el volcán se ve desde mi casa así que mientras me preparaba la cena miré por la ventana y contemplé asombrado lo que era una erupción en toda regla, imaginen la situación, ¡ver una erupción desde casa!.  Rápidamente cogí los prismáticos, pusimos el aviso en las redes sociales para que vinieran al piso todos nuestros amigos que quisieran y al final pudimos disfrutar durante un par de horas desde mi azotea  del Etna mostrando su fuerza.

Etna en erupción desde mi azotea

Con los prismáticos pude comprobar claramente cómo salían rocas volando por los aires además de por supuesto la lava saliendo hasta alcanzar gran altura para luego derramarse por toda la ladera alcanzando el río de lava casi media montaña y  gran anchura. Fue curioso contemplar que al día siguiente los cataneses pasaban del tema y ni se referían a la erupción de la noche anterior, al parecer es que esto ocurre muy a menudo, creo que en 2011 van 17 erupciones. De hecho mientras los erasmus españoles enloquecíamos bajando a la calle a verlo o disfrutando desde mi terraza la gente nativa ni se preocupaba de mirar lo que pasaba allá arriba. Dicen mis amigos que mientras venían por la calle hasta mi casa la gente actúaba como si no pasara nada, ni lo miraban, es pura rutina para ello, llevan viéndolo toda la vida.

Yo lo que sé es que para mí fue una experiencia inolvidable, era la primera vez que veía una erupción, encima desde mi casa y en compañía inmejorable, no se puede pedir más.

Anuncios