Etiquetas

,


“La Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE) pide a los trabajadores de las oficinas de farmacia un “sacrificio” ante la “grave situación económica” que atraviesa el sector y que, por tanto, acepten una congelación salarial durante los dos próximos años.
En el marco de la negociación del convenio colectivo para oficinas de farmacia, esta entidad ha reclamado a los sindicatos “un esfuerzo de todas las partes” ante el “deterioro” que está sufriendo la farmacia española, especialmente en el último año, tras las medidas aprobadas por el Gobierno y las comunidades en este ámbito, que les han llevado a perder un 3% de margen y ver reducidos sus ingresos en un 25%.
“Cuanto más bajan los precios, menos ingresos tenemos”, ha lamentado el vicepresidente de FEFE y responsable de la negociación por parte de esta entidad, Juan Vacas, pidiendo por ello que se acepte dejar sin efecto la revisión automática en la subida del 3% que marca el IPC del año pasado. “Es inasumible”, asegura.

De hecho, y dado que no saben “cuál es el siguiente palo” que van a recibir, considera que “es preferible mantener el puesto de trabajo a no recibir una subida de sueldo” ya que, como asegura, no quieren “dejar desprotegidos” a sus trabajadores.

Rotura de las negociaciones

Según ha explicado Vacas, éste es el principal escollo con que se encuentran para sacar adelante un convenio que llevan negociando desde hace seis meses, junto con la propuesta de los sindicatos de establecer un convenio marco que sirva de base para acuerdos menores (autonómicos, provinciales o individuales).
En la reunión de ayer, los representantes de FEFE abandonaron la mesa de negociación debido al desacuerdo con los sindicatos, que interpretan la petición de la patronal como un acto de “coerción”.Vacas, no obstante, anuncia que volverán a la mesa “al minuto siguiente” de que los sindicatos cambien su posicionamiento y les convoquen para seguir negociando.
En cuanto al convenio colectivo, recuerda que si en el plazo de 14 meses no llegan a un acuerdo deberán pasar por un sistema de arbitraje que, según confían, les dé la razón, “dada la situación que están viviendo”. De ser así, si los trabajadores se viesen obligados a aceptar una congelación salarial deberían devolver la subida del 3% recibida desde enero de 2011.”
 
Noticia extraída de dfarmacia.com:

La Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE) pide a los trabajadores de las oficinas de farmacia un “sacrificio” ante la “grave situación económica” que atraviesa el sector y que, por tanto, acepten una congelación salarial durante los dos próximos años.
En el marco de la negociación del convenio colectivo para oficinas de farmacia, esta entidad ha reclamado a los sindicatos “un esfuerzo de todas las partes” ante el “deterioro” que está sufriendo la farmacia española, especialmente en el último año, tras las medidas aprobadas por el Gobierno y las comunidades en este ámbito, que les han llevado a perder un 3% de margen y ver reducidos sus ingresos en un 25%.
“Cuanto más bajan los precios, menos ingresos tenemos”, ha lamentado el vicepresidente de FEFE y responsable de la negociación por parte de esta entidad, Juan Vacas, pidiendo por ello que se acepte dejar sin efecto la revisión automática en la subida del 3% que marca el IPC del año pasado. “Es inasumible”, asegura.

De hecho, y dado que no saben “cuál es el siguiente palo” que van a recibir, considera que “es preferible mantener el puesto de trabajo a no recibir una subida de sueldo” ya que, como asegura, no quieren “dejar desprotegidos” a sus trabajadores.

Rotura de las negociaciones

Según ha explicado Vacas, éste es el principal escollo con que se encuentran para sacar adelante un convenio que llevan negociando desde hace seis meses, junto con la propuesta de los sindicatos de establecer un convenio marco que sirva de base para acuerdos menores (autonómicos, provinciales o individuales).
En la reunión de ayer, los representantes de FEFE abandonaron la mesa de negociación debido al desacuerdo con los sindicatos, que interpretan la petición de la patronal como un acto de “coerción”.Vacas, no obstante, anuncia que volverán a la mesa “al minuto siguiente” de que los sindicatos cambien su posicionamiento y les convoquen para seguir negociando.
En cuanto al convenio colectivo, recuerda que si en el plazo de 14 meses no llegan a un acuerdo deberán pasar por un sistema de arbitraje que, según confían, les dé la razón, “dada la situación que están viviendo”. De ser así, si los trabajadores se viesen obligados a aceptar una congelación salarial deberían devolver la subida del 3% recibida desde enero de 2011.”