Etiquetas

,


My blueberry nights es la historia de la búsqueda de uno mismo, un puzzle sobre la inseguridad y la vida en sí. Un retrarto originalísimo y muy personal sobre aspectos básicos en la vida de una persona cualquiera.

 “Habiendo visto únicamente esa maravilla llamada Deseando amar, uno tenía interés por ver qué se había llevado entre manos el director hongkonés Wong Kar-Wai en su primer film norteamericano. Gratificante es saber que pese a haber cambiado la localización y el idioma, su bien distinguido y visualmente deslumbrante estilo no ha perdido ni una pizca de lo que antes era. Aunque esta nueva My Blueberry Nights tiene algo que diferencia a la anterior mencionada: no gira en torno a una sola historia de amor. La película está estructurada de una forma algo caótica, parecido a un viaje sin rumbo definido, cosa que en realidad es de lo que se trata: un fragmento del transcurso de la vida de una joven chica que aún no se ha encontrado a sí misma. Así pues, tres historias fundamentales y genialmente desarrolladas que suceden durante su recorrido no dejan de ser algo parecido a unos concisos consejos, o más bien reflejos de a lo que puede llevarle su propio destino. Esta chica se llama Elizabeth y está asombrosamente interpretada por la hasta ahora cantante Norah Jones.

My Blueberry Nights, a la vez que es un puro ejercicio visual (desde luego, brillante) bastante previsible, es una historia que no tiene un final definido, llena de azares e inseguridades. Me explicaré: prácticamente todo el mundo sabe que la protagonista dará por finalizado su trayecto en el bar donde Jude Law (por cierto, muy acertado) la esperará. Sí, este es el final visible y tópico que la mayoría dará por inacabado o mediocre. Lo cierto es que ese final no deja de ser una parada más en el rumbo de Lizzie. La película acaba, su vida continúa. Como decía, el film trata de mostrarnos el viaje de una chica, en doble sentido, que trata de conocerse, que no sabe exactamente quién es, ni qué hará, ni qué quiere. Una chica, sin duda alguna, extremadamente indecisa. Y el juego que plantea Kar-Wai no es otro que el de proponer una inmersión total al trayecto del personaje y presenciar una serie de historias sucesivas que subrayan la idea del azar, y van concienciando a la joven protagonista (véanse las soberbias interpretaciones de Weisz, Strathairn o Portman). Todo en conjunto compuesto por una banda sonora excelente, y editado con un estilo elegante y propio. La dulce historia de amor es un complemento que si bien en su primera parte está contado con una abismal gracia, en su desarrollo cae en picado resultando ser poco creíble, incluso ñoña. Aunque, como comentaba, se trata de una conclusión completamente abierta (el plano final es realmente bello, todo hay que decirlo), pues la chica, ya con las ideas claras y fuerza y seguridad en sí misma, ya está lista pare emprender rumbo a su destino. Así pues, muy pocas similitudes con Deseando amar en cuanto al mensaje se refiere. Esta es la historia de un recorrido, de la búsqueda de uno mismo, un puzzle sobre la inseguridad y la vida en sí. Un retrato originalísimo y muy personal sobre aspectos básicos en la vida de una persona cualquiera (desengaños, amor, extraños encuentros, reflejos…).

Una película maravillosa que estoy seguro que no dejará indiferente a nadie que la saboree. Y es que uno de los puntos clave de My Blueberry Nights es que, a parte de su arriesgadísima puesta en escena, posee en todo momento unos matices muy coloreados, muy Kar-Wai, muy dulces, al igual que el pastel de arándanos (blueberries en inglés), el favorito de Elizabeth.”

Muchas gracias a Ramón Balcells por su crítica: http://www.muchocine.net/criticas/6774/My-Blueberry-Nights

Para conocer algunas críticas más pinchen en los siguientes enlaces:

http://www.fotogramas.es/Peliculas/My-blueberry-nights/Critica

http://ysiestaveztequedaras.wordpress.com/2008/03/11/my-blueberry-nights-opinion-critica-resena/

http://www.notasdecine.es/1387/criticas/critica-my-blueberry-nights/

Ana dice: Partamos de la base de que yo soy fan de Wong Kar-Wai. Por esto tenía curiosidad de ver su primera película rodada en EEUU y con actores no asiáticos. Y a mí el resultado me ha encantado.

Kar-Wai sigue fiel a sus historias de amor complicadas y sus historias rocambolescas, con buenos diálogos y espléndidas interpretaciones.

Yo aconsejo que no dejen de verla…así como el resto de cine de su director http://es.movies.yahoo.com/artists/k/wong-kar-wai/index-56227.html