Etiquetas

, ,


Un hombre tiene un viaje de trabajo a Francfort. Se levanta para desayunar. Entra en su cocina donde un suelo de cerámica antideslizante y térmica le proporciona seguridad y calor. Abre un yogur cuyo envase tiene unos nanosensores que indican su perfecto estado para el consumo y, además, está fabricado con polímeros biodegradables. Se dirige al aeropuerto con su propio automóvil. Está dotado de unos neumáticos que no resbalan y absorben los impactos. Conduce tranquilo. Ese coche no emite dióxido de carbono a la atmósfera. Su motor está propulsado por una pila de hidrógeno.
Ver más en madri+d

Anuncios